top of page

Verdant Intermediates

Public·33 Verdant Intermediate
Yefim Alekseev
Yefim Alekseev

Los Falsificadores


Los prisioneros falsifican satisfactoriamente la libra británica, pero intencionadamente retrasan la falsificación del dólar de los EE. UU. En el fondo, llegan gradualmente las evidencias que prueban que la guerra ha girado decididamente contra los nazis. Un día los guardias del campo anuncian de repente que las máquinas de impresión deben ser desmontadas y transportadas lejos, lo que induce a los falsificadores a temer que a ellos finalmente los matarán. Sin embargo, antes de que algo les pase, los guardias alemanes se escapan del campo antes de que llegue el Ejército Rojo. Los prisioneros, privados de comida de otras partes del campo, armados con armas confiscadas, toman el control e irrumpen en el campo donde los falsificadores habían sido mantenidos en un lujo relativo. Hasta que los insurrectos ven los tatuajes de los prisioneros bien alimentados que imprimían, ellos creían que los prisioneros que imprimían eran oficiales de las SS y les amenazan. Los falsificadores entonces deben explicar lo que hicieron a los prisioneros medio muertos.




Los Falsificadores



'Los falsificadores' nos narra cómo Salomon "Sally" Sorowitsch es detenido por falsificar documentos y llevado a un campo de concentración. Su talento artístico pronto será detectado por los guardias que le darán comida y privilegios a cambio de retratos. Más tarde, se le trasladará a otro campo donde los nazis reproducen divisas para romper las bolsas del Reino Unido y de Estados Unidos. El protagonista tendrá que colaborar con sus enemigos y los exterminadores de su raza ayudándoles a ganar la guerra.


"la manera más rápida de ganar dinero es fabricar dinero" y no le preocupa en absoluto lo que está sucediendo a su alrededor, ni siquiera la situación de los judíos. Sin embargo, cuando estalla la guerra, es arrestado y llevado a un campo de concentración nazi, donde se ve obligado a trabajar con otros falsificadores. Su misión: fabricar libras esterlinas y dólares americanos.


Los falsificadores naturales es un texto de adivinanzas escrito por Jalil Rashid, ilustrado por René Zubieta y editado por Gabriela Luque, con el objetivo de fomentar el juego y la investigación.


Las redes delictivas que se dedican a falsificar productos actúan a través de las fronteras nacionales, entre otras cosas, fabricando, exportando, importando y distribuyendo productos ilícitos. La magnitud del fenómeno y los métodos ingeniosos utilizados constituyen un gran desafío para los agentes de la ley, ya que los falsificadores actúan con gran flexibilidad para poder imitar los productos y evitar ser descubiertos. A menudo las organizaciones delictivas están involucradas en otras actividades, además de la producción y el comercio de mercancía falsificada. Muchas de ellas también se dedican al tráfico de drogas y armas de fuego y a la trata de personas.


Los agentes de la ley también deben endurecer su postura ante los falsificadores, la que, en última instancia, debe ser respaldada por una legislación interna pertinente y exhaustiva contra la falsificación. La coordinación y la acción intersectorial a nivel internacional son vitales para descubrir, investigar y enjuiciar a esos delincuentes. Uno de los aspectos en que falta legislación en muchas partes del mundo es el de las farmacias irregulares de Internet, que operan casi con impunidad.


Director y guionista nacido en Austria. Estudió Historia y teatro en la Universidad de Viena. De igual manera ha producido y dirigido programas de televisión, comerciales y videos musicales. Dentro de su filmografía destacan Anatomie, Atrapados y Los falsificadores, ésta última le otorgó el Premio a la Academia.


El pillo fascina, siempre ha fascinado, y estos ególatras maestros de la duplicación engañosa no son la excepción. Uno de los nombres que siempre salen a relucir cuando se habla de pícaros falsificadores es el de Hans van Meegeren, el pintor holandés especializado en la obra de algunos de sus compatriotas más famosos: Hals, De Hooch, sobre todo Vermeer. La gran historia de Van Meegeren tiene que ver con la manera como fue descubierto. En 1942, uno de sus agentes le vendió un Vermeer, 'Cristo con la adúltera', al marchante de arte nazi Alois Miedl, quien a su vez se lo vendió a Hermann Göring, el mariscal del Tercer Reich. Por supuesto, la pintura era falsa. Finalizada la guerra, las fuerzas aliadas requisaron el cuadro, ataron cabos y llegaron hasta Van Meegeren, a quien la justicia holandesa llevó a juicio por colaboracionismo con los nazis y saqueo de la propiedad cultural holandesa. La pena era elevadísima, mucho más que lo que le podía caer por falsificación, así que Van Meegeren decidió confesar: dijo que lo que había llegado a manos de Göring no era un Vermeer. Que era un Van Meegeren. Tuvo que pintar un cuadro falso durante el juicio para convencer al tribunal.


Los funcionarios del Departamento Estatal del EE.UU. (U.S. State Department) planean en otorgar millones de estos pasaportes azules, gruesos y re-diseñado a escala nacional para el fin del año. Dicen que acelerará los chequeos de seguridad y frustrar los falsificadores que usan documentos falsos para dañar a los Estados Unidos. 041b061a72


About

Welcome to the group! You can connect with other members and...

Verdant Intermediate

bottom of page